No hay un panorama nada bueno para Cataluña. Las grandes empresas que hacen vida en el territorio catalán deciden retirarse por los conflictos políticos, que les influyen en el pago de impuesto mas que en otras ciudades de España.

No es un misterio que en Cataluña se pagan los mayores impuestos de toda la región, de hecho es una de las consignas en el movimiento independentista, que las cargas sean mas equilibradas y que los beneficios sean justos para todos.

Sentir que Cataluña es una de las ciudades mas ricas al igual que Madrid y que la distribución no es justa, es indignante para los catalanes, es una de los motivos que mueve esta corriente separatista, pero que se encuentra con otros intereses y aspectos que lo hacen mantenerse unidos.

La economía se pone en aprietos y ya se perciben las primeras consecuencias. Sus ciudadanos no deben bajar los brazos para atender otros asuntos de suma importancia, que les influye directamente como la seguridad. El patrimonio se ve atacado por el vandalismo mientras que surgen mas aspectos de los cuales deben atacarse.

Conflicto de cara a la economía

Es muy desolador ver esas sedes de grandes empresas que serán abandonadas de no lograr un consenso. Ya se han vivido la mala experiencia del descuido en la seguridad de establecimientos abandonados que sirven para cometer cualquier fechoría.

Los cerrajeros tienen una importante labor, en ofrecer proyectos de seguridad de establecimientos de gran tamaño, para evitar que sean tomados por delincuentes, que traen consecuencias para toda la comunidad. Si un ciudadano cuida su vivienda con fuerte cerrajería, aumenta su inseguridad si en las cercanías existe un nido de ratas vagabundas que atentan contra la comunidad.

Las riquezas de Cataluña generaron la confrontación, pero no estar contentos con la administración de los recursos y el pago de impuesto por parte del Gobierno, hará que como truco de magia desaparezca la esencia de esta tierra.

Mayor regulación de los traslados sedes empresariales

En el mundo siempre se ha jugado con poseer ventajismo ante una crisis. Como se dice hacer pesca en aguas revueltas. La preocupación es que estas empresas, en medio de su retiro de las tierras de Cataluña, hagan un traslado real de sus sedes fiscales y no sea parte de una estrategia de gerencias.

El nivel de incertidumbre pone en desconcierto a las organizaciones empresariales, lo que trae como consecuencia disminución de las inversiones y consumo en la región. Es probable que surja un movimiento que ponga fin a este conflicto y medie por mantener los interés económicos y sociales de la región.

Impuestos al patrimonio

Es destacable reflexionar, que tener inmuebles en Cataluña, genera el pago de impuestos mas que en otras regiones de España. Los propietarios deben seguir conservando el estado general de sus propiedades para mantener un valor con respecto a otras áreas.

Existe una sensación de desvalío en relación a quienes cuidan nuestros interés, esto es una reflexión al momento de escoger nuestros representante políticos, sin dejarnos llevar por las pasiones típicas de los ideales.