Todos nos hacemos esa pregunta, pero la verdad es que estos dos factores están más ligados de lo que creemos.

Los impuestos son los tributos que debemos declarar y pagar a la nación para contar con servicios públicos de calidad, que comprenden la vialidad, transporte e instalaciones en el marco de la salud.

Es como el pago de una garantía anual para disfrutar de las cosas que merecemos, o a lo que básicamente tenemos derecho los ciudadanos.

El pago de impuestos se realiza en el primer trimestre del año, e incluye un cálculo previo donde se establece una relación entre los ingresos que recibimos anualmente y los gastos que hacemos también de forma anual.

Estos gastos se denominan desgravámenes, y se sitúan en una sección de la planilla física o digital de la declaración de impuesto sobre la renta.

Entre los desgravámenes se incluye, el pago de la educación, primas de seguros HCM, servicios odontológicos y de hospitalización familiares, y los intereses de adquisición de vivienda o pago de alquiler.

Las primas de seguros son sencillamente las cuotas que se cancelan cuando se dispone de una póliza de HCM, y son obligatorias de declarar en casi todos los países, a diferencia de otros tipos de primas de seguros que son variables de deducir en cada nación.

Todas estas especificaciones están expuestas en las leyes de impuestos sobre la renta, las cuales permiten que se cancelen los impuestos de una forma transparente y en un marco legal.