No sé ustedes les ha pasado, pero hablara de seguros con mis amigos o algunos de mis familiares es entrar en una serie de interrogantes, de si debo adquirir una póliza o no debo. Es obvio que hay quienes rechazan la idea de inmediato, por no creerlo conveniente al menos con lo que se refiere a pólizas de salud, pero esta otra parte que sienten que no pueden desistir de ese servicio bajo ninguna circunstancia. Entonces no termino por saber si me conviene o no adquirirla y cuál es la mejor opción para mí.

Mis angustias radican en que mantener una conversación con algunos de los ejecutivos de las aseguradoras privadas, es como la sensación de esos vendedores que tratan de que compras productos engañosos que parecen ser lo máximo y una vez que comienzas a usarlo te das cuenta de que es un fraude. Conozco personas que les tienen mucha confianza a estos contratos de seguros, yo aún no consigo que me convenzan.

Puedo ser tan quisquilloso, que de no sentirme realmente seguro creo que seguiré en riesgo de no estar asegurado. Por ejemplo, si es una persona joven, que no realiza actividades riesgosas, nacido de padres que no han padecido enfermedades graves, que vive en ciudades tranquilas, de qué manera beneficia tener un seguro, si las probabilidades de que les suceda un accidente son muy bajas. Me aterra sentirme confiado, porque en el momento que creo que todo está cubierto aparezcan las letras pequeñas del contrato, para que la aseguradora termine por no respaldar mi necesidad.

De la única manera que vería factible asegurarme seria donde mi riesgo sea muy alto, como por ejemplo en vivir en una ciudad donde el robar una vivienda está a la orden del día, pero de que se valdría la aseguradora para no cumplir con lo prometido o bajo qué condiciones aceptaría respaldar el infortunio. Es obvio que poseen profesionales como cerrajeros sitges  que buscaran la más mínima razón para zafarse del compromiso de pago. Que garantía hay de que tal cerrajero palleja  o perito o está del lado del seguro para dejar sin efecto el contrato.

Como pueden notar, aun no estoy preparado o no he encontrado quien me haga cambiar de opinión. Mientras tanto sigo documentándome sobre el tema. Queriéndole transmitir la información recolectada porque estoy seguro que alguien mas se encuentra en igual situación de incierto. Es importante saber que según el tipo de riesgo, pueden ser Personales, Materiales o patrimoniales. Ahora según el tipo de asegurado, son particulares y empresariales.

De acuerdo al número de asegurados, en Individual o colectivo. También se evalúa la clase de riesgo para ofrecer pólizas Sencillas o industriales. Además por el tipo de prima, en temporales, vitalicias, únicas y periódicas. Por última según la situación geográfica que se encuentro el objeto del seguro se encuentran las Terrestres, Marítimos y Aéreos. Es obvio que hay que manejar suficiente información para que estos habilidosos vendedores de pólizas no te tomen el pelo, pudiendo escoger la más adecuada.