Cuando queremos montar una empresa, sobre todo si es de producción, existen costos que no sopesamos al inicio y que pueden afectar grandemente la rentabilidad de la inversión. Yo sé que quizá no eres experto en la administración de la empresa que lo que tienes son ideas que quieres implementar, pero es necesario que te vayas acostumbrando a ver el todo y no solo las partes.

Definitivamente, en una empresa se debe entender que no solo se considera lo que se gasta en mano de obra y materia prima, hay mucho más que considerar y que le da continuidad a nuestra inversión.

  1. Costos de mantenimiento. Si trabajas con maquinaria de algún tipo, debes entender que tienes que mantenerla al día para su correcto funcionamiento. Incluso cuando se trata de una oficina van a haber gastos de papelería, en equipo de computación, incluso en acondicionamiento del espacio; todo eso sale del precio de venta del producto.
  2. Costos de representación y marketing. Siempre se olvidan de los costos de marketing y yo aun no entiendo como lo hacen. Sin el marketing y la publicidad, el producto o servicio no se da a conocer y por ende no se vende. Este presupuesto es muy, pero muy importante y además es muy grande en empresas de gran tamaño.
  3. Costos acciones no previstas. Siempre existen imprevistos cuando se está en una empresa, si bien no se puede predecir cuanto nos va a costar, si podemos prever y tener una caja para emergencia que ayude a que el impacto de los imprevistos no sea tan alto.