Cada vez que renovamos el contrato del seguro vemos que esa cifra varía con la del año pasado. Dejando la inflación de un lado, lo cual siempre suele ser un factor determinante con los precios del seguro, debemos entender que es lo que hace que se encarezca.

Usted puede usar la segura tanto como su póliza cubra, nadie le va a poner límite a ello, pero a medida que va consumiendo, usted va haciéndose un historial en la agencia aseguradora y eso va a determinar el riesgo que representa para la compañía.

Por lo general, una persona que usa mucho el seguro, es una persona que le ale muy cara a la compañía y es allí cuando se comienzan a notar los cambios en la factura. Si por las aseguradoras fuera, ellas solo aseguraran a jóvenes, pues la probabilidad de enfermedad es muy baja, de hecho, si solo fuesen jóvenes, ellos ganarían mucho más dinero.

Si usted compara lo que paga un joven con lo que paga un adulto, va a notar la diferencia; un adulto mayor paga incluso cuatro o cinco veces más de lo que paga un joven, y esto se debe a que está más propenso a enfermarse y usar el seguro.

Yo conozco de casos de adultos que usan el seguro a más no poder, confiados de que es un servicio que están pagando, y luego, en la renovación, se les hace un contrato por un monto impagable. Pasa algunas veces también, que si la persona ha usado mucho el seguro, se le hacen pruebas especiales para determinar cuáles coberturas se pueden activas; no toso los seguros le cubren todas las enfermedades a todos sus afiliados.