Estar seguros no es un capricho y eso debe quedar claro… cada uno de nosotros tiene el derecho y la necesidad de estar seguro, eso es lo que nos da confianza para desarrollarnos mas profundamente a nivel de la sociedad. La seguridad, al ser tan necesaria, no puede quedar toda relegada en terceras personas y es por eso que siempre optamos por hacer refuerzos.

Para reforzar la seguridad existen muchos métodos, pero los más confiables son los que involucran la contratación de algún plan de seguros que nos cubra ante imprevisto y accidentes. Por supuesto, al contratar un servicio que se hace responsable de lo que nos pueda pasar, debemos entender que no es algo barato, de hecho, no es algo para todo el mundo.

Si bien, muchas personas se pueden pagar algunos modelos de seguros, la mayoría de estos modelos solo ofrecen una cobertura básica; para un mejor seguro la inversión se multiplica considerablemente.

Ahora bien, no se trata solamente de que paguemos una prima por los servicios de los seguros sino que la adquisición acarrear una serie de responsabilidades que debemos saber. Por ejemplo, si adquirimos un seguro de salud, antes debemos hacernos un chequeo médico para verificar nuestra condición al momento de la generación de la póliza.

Quizá cuando es un seguro de vida los requisitos no son tan contundentes, peor cuando pasamos al seguro de casas la cosa cambia. Por ejemplo, para la activación del servicio cada casa asegurada debe tener un nivel mínimo de seguridad que debe ser provisto por el propietario, con la ayuda de su cerrajero eixample de confianza, lo cual puede ser una gran inversión.

Ya no estamos hablando solo de la prima que le pagamos al seguro sino de la inversión en seguridad que debemos hacer para que el seguro responda, estamos hablando de cerraduras de seguridad, de alarmas, incluso de cámaras.

Entonces, estar seguros no es una cuestión exclusiva de la contratación del servicio, sino más bien que de esta contratación se generan responsabilidades que pueden ser costosos. Ahora bien, solo hace falta preguntarse si vale la pena hacer la inversión.

Si me lo preguntan, si, vale la pena hacer la inversión en la contratación de un seguro, incluso cuando eso acaree algunos gastos que no teníamos previstos y es que póngase a pensar todo lo que puede perder si es víctima de una situación de robo o un problema de salud. Ahora bien, la inversión debe ser bien pensada, no se trata de contratar un servicio por satisfacer con la necesidad de la seguridad sin preguntarse nada más.